lunes, 20 de mayo de 2013

Capítulo 3: Hellsbeak

-Ells.-La chica movió a su amiga para que se despertara. Había escuchado como hablaba en sueños, pero lo raro era que de ella salían dos voces. Asustada volvió a intentar despertarla, pero no funcionaba.- Ellysse, despierta. Me estás asustando. -Ya desesperada, Sherly decidió que lo único que le quedaba por hacer era lo siguiente- Lo siento, Ells. -Y le dió una bofetada con los ojos cerrados-
Y funcionó. Ellysse despertó, tapándose la mejilla donde su amiga le había propinado la bofetada e incorporándose para quedarse sentada entre el lío de sábanas azules turquesa y el edredón plateado donde había estado durmiendo hace unos instantes.
-Auch.-Se acariciaba la mejilla golpeada, que estaba roja- ¿Era necesario el golpe, maldita? -Soltó un suspiro que acabó en bostezo- Además... -Miró el reloj digital de la mesilla de noche- Son las 4 de la mañana. Tú me odias ¿Verdad?
- Lo siento- Sherly le puso pucheros a Ellysse, para que no se enfadara. Cogió un cojín para tenerlo entre sus brazos y se sentó con ella.- Es que estabas hablando en sueños y me he asustado, Ells.
- A nuestra chica le dió por soltar una pequeña risa silenciosa, para no despertar a los señores Dankworth- ¿Por qué te asustas de esas cosas? Pero si hablar en sueños es muy común y a todo el mundo le ha pasado alguna vez en su vida.
-No Elly, no es por eso. -La chica se abrazo más fuerte al cojin- Me asusté porque escuché dos voces saliendo de ti.-Sherly se mordió el labio preocupada, ya que sino acabría mordiéndose las uñas- Una sé que era la tuya, pero la otra no tengo ni idea de quién era.
Ellysse imitó a su mejor amiga y cogió otro cojín. Lo abrazó y con el rostro hundido en él,  pensó si la otra voz que escuchó Sherly pudo ser con la que habló en su sueño. Levantó la cara del cojín y le preguntó:
-Sherls ¿La voz que oíste no se riería por un casual, verdad? -Por dentro estaba deseando por todos los dioses que existían que le dijera que no-
-Pues... -Su mejor amiga se llevó dos dedos a la cabeza, dándole pequeños golpes en un intento de recordar- Sí, soltó una pequeña risotada. Aunque no entendí muy bien que decían ninguna de las dos voces.¿Por?
Ellysse no contestó. Decidió que por el momento lo mejor y más sensato era no meterla en algo que ni ella misma terminaba de entender. Así que decidió ponerle una excusa lo más creíble posible.
-Sherly, creo que lo mejor es que no hagas ni caso de lo que ha pasado- Se levantó y se llevó el cojín con ella- Conociéndote lo más probable es que aún estuvieras medio dormida y te lo imaginaras ¿No crees? - Cogió su bolsa de deporte con la ropa que se llevó de su casa. Sacó unos vaqueros claros, una camiseta negra de manga por los codos, un chaleco vaquero y las botas marrones claras que se puso el día anterior-¿Que haces ahí parada? Venga, vístete o volveremos a llegar tarde a clase. -Le tiró el cojín a la cara para que espabilar- 
-AH - El cojín le da en la cara- ¿No te da verguenza lanzarle cosas a esta preciosa cara? -Puso su mejor sonrisa para parecer más preciosa de lo que ya era ella- ¿Tarde? ¿Pero no eran las cuatro de la mañana?
-A lo tonto se han hecho las seis de la mañana -Le señaló el reloj digital mientras terminaba de vestirse- Y no es que sea corto el camino al instituto. Venga, aligera -Se fue al baño para peinarse y asearse un poco-
-A sus órdenes, mi capitana. -Bromeó Sherly mientras que ahora era ella la que se iba al armario a coger su camiseta roja con escote, una falda negra con lunares blancos, unos leggins negros y sus bailarinas del mismo color que los leggins-
Ellysse asomó la cabeza por la puerta del baño y gritó: -FIIIIRMES. -Vió como Sherly se tensaba como un palo, daba una patada al suelo y apoyaba un lado de la mano derecha en la frente. Como los soldados. Las dos se rieron y volvieron a lo suyo-
Desayunaron las tostadas con mantequilla y los vasos de Cola-Cao que preparó la señora Dankworth. Ellysse fue a por los libros que tenía en la bolsa, echó los que necesitaba en su mochila y se fueron camino al instituto. Cuándo llegaron, para variar, se les había hecho tarde y tendrían que esperar una hora para que tocara el timbre y las dejaran entrar. Pensaron en darse una vuelta por el pueblo y comprar algunas golosinas, pero sabían que la policía estaba dando vueltas y si las veían se meterían de nuevo en líos así que decidieron sentarse y esperar.
Se pasaron la hora hablando sobre cosas que no tienen importancia y con el móvil. Cuándo entraron fueron juntas derechas a clase, les tocaba filosofía, que era la única asignatura que tenían en común, ya que Sherly era un año mayor que ella.
Se sentaron juntas y por algún motivo se les puso Hellsbeak al lado. Sí, Dylan Hellsbeak, ese mismo.
El chico pareció que le hacía un interrogatorio a Ellysse en vez de charlar. Nuestra chica tenía la sensación de que parecía esperanzado en que podría encontrar respuestas en ella. Eran preguntas de las que no entendía nada de lo que hablaba el chico. Cuándo terminó la clase, acabó de hacerle el supuesto interrogatorio y cuándo se despidieron porque les tocaba distantas asignaturas sucedió algo muy curioso:
-Bueno, Ellysse... -El chico estaba algo nervioso, ya que no había encontrado las respuesta que buscaba de ella- Un placer hablar contigo y lo siento por haberte abordado a preguntas, parecía un interrogatorio. -Se llevo la mano a la cabeza, sin saber que más decirle-
-No pasa nada, ha estado entretenido -Dijo siendo todo lo educada que podía, ya que de ella, le hubiera mandado al carajo- Pero por favor, no me vuelvas a llamar Ellysse. Con Elly o Ells es suficiente.
-De acuerdo Ells. -Dylan ladeó la cabeza y le sonrió- Bueno, nos vemos luego. -El chico puso una mano en su hombro pero enseguida se apartaron el un del otro.-
Ellysse sintió un calor abrasador que creía que podía ser capaz de quemarle la piel donde el chico le había puesto la mano. Dylan se llevó una gran descarga en la mano, que fue con lo que la tocó.
Ellysse notó como una voz que no era la suya salía de ella, diciendo:
-Alastor, cuánto tiempo maldito cabrón.- Dijo la voz con odio.-
De Dylan también salió una voz que no era la suya diciendo:
-Morgana, yo también me alegro de verte, condenada zorra.- Dijo la voz que salió de Dylan con odio también-
Entonces ya con sus voces Ellysse dijo sin ser consciente de ello: -Flamma.
Y Dylan dijo: -Fulmen.
A los pocos minutos volvieron a ser ellos mismos del todo, aunque aún bastante atontados, por lo menos Ellysse. Dylan se fue a su próxima clase sin decir palabra. Nuestra chica se quedó allí varios minutos más, anonada. Ya por fin volvió a su próxima clase no sin darse cuenta de que había visto como Dylan llevaba una pulsera exactamente igual que la suya solo que con una llama en vez de un rayo.

4 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA XDDDDDDDDDDDD
    Me parto con la conversación entre Alastor y Morgana XDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, se tienen mucho cariño ¿No lo ves? xDDDD

      Eliminar
  2. Me encanta la amistad entre Shel y Ell, son muy lindas las dos, y se quieren a su forma xD.
    Me perece que alguien está interesado en Ells... e.e Sino, a santo de qué hubieran salido tantas preguntas xD.
    La parte del final me dejó completamente confundida y llena de intriga. ¿A eso se refería con los guardianes en aquel trozo sin nombre? ¿Por qué están allí, y quienes son? ¡Tantas preguntas!

    ResponderEliminar
  3. Si, se llevan muy bien aunque no lo parezca xD Puede que sí este interesado, pero no sabes de que forma e.e Intriga, intriga. Se me da bien eso xD

    ResponderEliminar